Seleccionar nueva comarca Inicio
Alojamientos
Restaurantes
Servicios
Deportes de Aventura
 
 
VALLS D'ÀNEU

Situadas en la cabecera alta de la Noguera Pallaresa, en la zona más septentrional del Pallars Sobirà. y limitando al norte con el departamento francés de l’Ariège, al oeste con el Val d’Aran, conectada desde el 1922 por la carretera del Port de la Bonaigua, i la Vall de Boí, al este con el Valle de Cardós y al sur con Llavorsí, las Valls d’Àneu son una subcomarca bien delimitada, con una personalidad histórica propia, como lo testimonian el Llibre de Privilegis i Ordinacions, del s. xiii-xv, o el Capbreu de Les Valls d’Àneu de 1669.
Desde un punto de vista geográfico, su ubicación en pleno Pirineo axial ha configurado el territorio como un verdadero paraíso natural donde alternan frondosos valles modelados por la acción de ríos y barrancos, bosques de confieras, prados alpinos y altas cimas rodeadas de lagos de origen glaciar. La orientación del relieve y las considerables diferencias de altura dan a la zona una diversidad climática caracterizada por un clima de tipo mediterráneo en el fondo de los valles y alpino en las zonas más altas. En líneas generales, se dan veranos suaves e inviernos secos y fríos, con primaveras y otoños de corta duración.
Administrativamente, el territorio se estructura en cuatro municipios, Alt Àneu, Espot, Esterri d’Àneu y la Guingueta d’Àneu, que aglutinan 24 pueblos, (alguno de ellos de procedencia antiquísima, citados ya en el acta de dedicación de la catedral d’Urgel), sobre una superficie de más de 400 km2 y una población que ronda los 2.086 habitantes.
Desde el punto de vista turístico las Valls d’Àneu ofrecen al visitante un abanico de posibilidades casi inagotables: desde deportes de aventura y de invierno, pasando por el excursionismo o las simples caminatas, en el marco del Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici y alrededores, hasta las rutas del románico, el Ecomuseu o la gastronomía autóctona, en un marco incomparable donde los pueblos aún mantienen el encanto de una tradición milenaria, agrícola y ganadera, forjada con piedra, madera y losa sin haber renunciado al progreso y la tecnología.

Son
Espot
Parc Nacional d'Aigüestortes