PINEDA DE MAR

Pineda de Mar se encuentra en medio de la Costa del Maresme, entre la Serralada Litoral y el mar. Una amplia y larga playa arenosa de gran calidad, junto con una variada oferta de alojamiento, un gran número de cafeterías, terrazas y restaurantes, un amplio centro comercial y una configuración urbana de plazas verdes (52) y arboledas con rincones de flores y fuentes, hacen un núcleo privilegiado para el goce de las vacaciones familiares, en el cual se puede combinar el placer del sol y la playa con la serenidad de la tarde. La proximidad del parque natural del Montnegre hace posible también el contacto con los bosques mediterráneos, y no hace falta olvidar la enorme oferta cultural.

Pineda de Mar dispone de la Fundación Tharrats de arte gráfico –ubicada en un singular edificio, can Comas–, diseñado por Javier Mariscal. La Fundación acoge unos fondos de arte permanente de obra gráfica del maestro Joan Josep Tharrats y de otros artistas plásticos de gran renombre como Miró, Tapias, Broza, Guinovart, Clavé, Ponç, Fontserè, Subirachs.

Pineda de Mar conserva numerosos testigos del que fue, en buena parte, su pasado. Desde los vestigios arqueológicos de época ibérica y romana hasta la moderna zona deportiva, y como no, can Comas, podemos hacer un recorrido cronológico por la historia de Pinar que abarca casi dos mil años.

La actividad económica de Pineda de Mar se desarrolla mediante las empresas de servicios, el comercio, la hostelería y la industria (muy variada, pero mayoritariamente textil). La evolución, como en la mayoría de poblaciones costeras, ha sido de aumento de

los servicios y el comercio, en detrimento de la tradición agrícola.

Lugares de interés

Pineda de Mar es un municipio completamente abierto al mar. Dispone de una amplia y larga playa arenosa de gran calidad, con una largura aproximada de 2.820 m y una anchura media total aproximada de 40 m.

A la derecha de la carretera de Hortsavinyà, a la altura de can Cola, se encuentran los restos de un acueducto romano: cuatro arcadas conservadas en bastante buen estado. En lugar de dovelas hay estrechos trozos pizarrosos dispuestos en una imperfecta forma radial. Está considerado bien cultural de interés nacional con la categoría de "Zona Arqueológica".

Can Gelabert, con la fachada estucada imitando sillares, moldura recta a las aperturas y coronación con balaustrada, con un cuerpo central dónde figura la fecha 1910.

La casa del doctor Bertomeu es un interesante casal de aire modernista, que combina el rebozado con el ladrillo visto. Can Basart es un edificio señorial con torre, caracterizado por su coronación ondulada y un portal decorado en estilo clásico.

Mención aparte merecen dos edificios proyectados por el arquitecto Isidre Puig i Boada. Uno de ellos es el actual Ayuntamiento, construido para sustituir la antigua casa de la villa del siglo XVIII, que también fue hostal. El otro es la casa del núm. 22 de a pie del Mar, obra del 1952, caracterizada por sus relieves esculpidos de tipo floral.

Antiguo Casco urbano. Calles Mayor, Ciudadanos y plaza de Catalunya. El primitivo casco urbano de Pineda –conocido como la Puebla de Sano Buada– empezó a formarse a partir del siglo XII junto al camino real, cerca de la iglesia, configurando un pequeño agrupamiento correspondiente a las actuales calles Mayor, Ciudadanos, Sant Antoni y la plaza de Catalunya. Al fin y al cabo, una treintena de casas alineadas formando una única calle a ambos lados de la antigua vía romana.

En la cumbre del cerro de Montpalau, en las vertientes pinedencas del macizo del Montnegre, se encuentran las ruinas del antiguo castillo de Montpalau, la jurisdicción señorial del cual abarcaba un extenso territorio que comprendía una buena parte del Alto Maresme, desde Arenys hasta Horsavinyà, al límite de los dominios del castillo de Palafolls.

Adosada al Cortijo Castellar se encuentra la torre de Sant Jaume, el elemento fortificado mejor conservado del municipio. Corresponde a una de las muchas torres de defensa que fueron construidas a lo largo de toda la costa entre los siglos XIV y XVII.

Situada a los pies del cerro de Montpalau, la masía de can Cànoves añade a su interés histórico el hecho de haber conservado íntegramente la estructura arquitectónica original.

Conocida también como mas Coll o can Gualba, el mas Jalpí (o Gelpí) es una antigua masía adquirida a los años setenta por el municipio de Pineda de Mar y que ha sido objeto de restauración y rehabilitación para destinarla a actividades socioculturales.

El gran casal de Merola, extraordinario ejemplo de la arquitectura civil del siglo XV, el origen del cual se remonta al siglo X, parece irremediablemente condenado a su definitiva extinción, comoquiera que su estado actual es de ruina y total abandono.

La cruz de término sita en el patio de can Quintana, en la calle Mayor es una obra gótica, del siglo XIV, de muy buena factura. Presenta en una cara la imagen del Santo Cristo y en la otra, la Virgen María con el Niño, así como varias figuras de santos en los extremos de la cruz y a la linterna.

Iglesia Parroquial de Santa Maria de Pineda de Mar (1079). El dibujo actual que caracteriza la fachada fue realizado el año 1948 según el diseño del arquitecto Isidre Puig i Boada, basado en motivos geométricos y barroquizantes.

Ferias y Fiestas

Mayo. Reunión en el Santuario de la Madre de Dios de Gràcia.

Junio. Fiesta Mayor de Joan Petit.

Julio. Reunión en la capilla de Sant Jaume.

Ayuntamiento de Pineda de Mar
Plaça Catalunya,1
Tel.: 93 767 15 60
Fax: 93 767 12 12
ajuntament@pinedademar.org
http://www.pinedademar.org

info@turismedia.com