Biosca
Cervera
Estaràs
Granyanella
Granyena de Segarra
Guissona
Ivorra
Massoteres
Montoliu de Segarra
Montornés de Segarra
Les Oluges
Els Plans de Sió
Ribera d'Ondara
Sanaüja
Sant Guim de Freixenet
Sant Guim de la Plana
Sant Ramon

Talavera

Tarroja de Segarra
Torà
Torrefeta i Florejacs
SANAÜJA

Ayuntamiento de Sanaüja
Bassal, 4 - 973 47 60 08
ajuntament@sanauja.org
Horario: de lunes a viernes, de 11 a 14 h
Altitud: 409 m - Habitantes: 469
El municipio de Sanaüja (del vasco zani-goia, que quería decir “guardia de arriba”) se encuentra situado al norte de la comarca de la Segarra, en el valle medio del río Llobregós. Presidida por el perfil emblemático del castillo, la antigua Sanaüja es hoy una villa tranquila de unos quinientos habitantes, pero también constituye un paseo por la historia cargado de tesoros y sorpresas. El puente medieval (s. XIV-XV) era antiguamente el principal acceso a la villa. Uno de los ejemplos más interesantes de la arquitectura civil de estas tierras.
Sanaüja aún conserva su estructura medieval y tiene el centro de la plaza Major, desde la cual se extienden las calles hasta los límites de la muralla.
De los antiguos portales de acceso al interior del pueblo –el de Sant Roc, el Dels Escots…-, destaca el conocido con el nombre de “La Portelleta”.
El castillo se impone sobre la colina que domina el pueblo. Se trata de uno de los castillos más antiguos de la comarca y sus orígenes se remontan al siglo XI. En el año 1583, San José de Calassanç fue ordenado sacerdote en la iglesia. De esta época está fechado el magnífico campanario con cinco ojos. En el año 1929 se construyó un nuevo campanario en un extremo de la plaza, y su estructura, con coronamiento de hierro, da una nota curiosa: su “modernidad” parece desafiar al antiguo campanario del castillo.
La iglesia parroquial de Santa Maria, que preside la plaza Major, es uno de los templos góticos más elegantes de la comarca.
Resguardarse bajo los soportales de la plaza o pasear por las calles de Sanaüja es viajar a través del tiempo, desde el encanto medieval de “La Portelleta” hasta las casas señoriales de los siglos modernos, con grandes portales adovelados y dinteles esculturados.
Una vez situados fuera del perímetro de las murallas, encontramos las nuevas escuelas y las piscinas, las construcciones más contemporáneas de la villa. Cerca del puente nos encontramos con el edificio del matadero, construido en el año 1914 con influencias modernistas, y los lavaderos públicos.
El camino de la Font, transcurre rodeado de huertos por el margen derecho de la riera de Sanaüja.
La Font de Ferros.
Uno de los principales tesoros artísticos de Sanaüja es la magnífica colección de sesenta estelas funerarias discoidales, una de las más importantes de Cataluña, que se conservan en el cementerio y que están fechadas entre los siglos XII y XVIII.