ci

Albalate de Cinca
Alcolea de
Cinca
Alfantega
Almunia de San Juan 
Binaced/
Valcarca
Fonz / Cofita
Monzón
Pueyo de Santa Cruz 
San Miguel de Cinca
(Pomar de Cinca
Estiche
Santalecina)
MONZÓN
Con un entorno bello y rico, en un amplio valle que ha permitido durante siglos, la entrada de todas las civilizaciones, Monzón, a orillas del río Cinca, ejerce la capitalidad de la comarca del Cinca Medio. Los municipios que la integran: Albalate de Cinca, Alcolea de Cinca, Alfántega, Almunia de San Juan, Binaced, Fonz, Cofita, Pueyo de Santa Cruz y San Miguel de Cinca (Pomar, Estiche y Santalecina).
El visitante que acuda a Monzón podrá compaginar la historia y la cultura; de su historia son testigo los dos monumentos de interés Histórico-Artístico: El Castillo Templario y la Catedral románica de Santa María. Lugar de reunión de las Cortes del Reino y Antigua Corona de Aragón.
HISTORIA
Su historia la podemos visualizar realizando una ruta cultural por la ciudad.
Partiendo de la Plaza Mayor, en la que se halla el Ayuntamiento, caserón de estilo aragonés renacentista del s. XVI. En la primera planta, sobre una escalinata, a modo de pequeña lonja, se levantan cinco amplias arcuaciones de medio punto adoveladas, que se apoyan sobre recias columnas con capiteles a modo toscano. La planta noble se abre a tres vanos sobre balcones de forja de hierro, un escudo de alabastro imprime el carácter nobiliario de la ciudad. La última planta está recorrida por una galería de arcos aragoneses renacentistas. Se remata con un alero voladizo y cubierto con tejado a dos aguas de teja árabe.
Ascenderemos recorriendo lo que constituyó en otra época la espina dorsal de la ciudad, es decir, calles Mayor y Joaquín Costa. En esta última encontraremos la casa natal de Joaquín Costa; cuando llegamos a la calle San Mateo, giramos a la derecha para alcanzar de lleno los ábsides del Templo Románico de Santa María del s. XII. En el interior podremos admirar la grandiosidad y sobriedad del más puro estilo románico. El Templo fue escenario de Cortes del Reino y Antigua Corona de Aragón, elevado a Colegiata Insigne y Cabecera del Vicariato General en 1.633. En la actualidad es Monumento Histórico-Artístico y fue declarada Con-Catedral en el año 1995. La torre que despunta entre edificios del casco antiguo es de estilo mudéjar.
Saliendo por la puerta principal del templo, y abandonando la plaza de Santa María, ascenderemos por la calle Ozcoidi en dirección al Castillo, en el cual podremos admirar uno de los lugares de principal asentamiento templario. De origen remoto, conserva una torre árabe (Torre del Homenaje), y cuatro edificios del más sobrio estilo militar cisterciense (s. XII). Trasformado y convertido en Cuartel de Artillería (s. XVII-XVIII), ostenta por su importancia el galardón de Monumento Artístico Nacional.
Una vez realizada la visita, bajaremos por la calle Cabañera, en la que se hallan reminiscencias de la antigua muralla de la ciudad que secundaba la villa abriéndose al exterior por numerosas puertas. Antes de alcanzar la N-240, nos meteremos por la calle Joaquín Costa hasta la confluencia de la calle San Antonio, en la que puedan apreciarse dos palacios renacentistas: Casa de Zaporta y Casa de Pano. Entroncaremos con la Pza. Mayor para continuar por la calle Miguel Servet y Blas Sorribas en la que se ubica la Casa de la Cultura, siendo interesante señalar el Museo Arqueológico en su sótano, así como restos de la muralla medieval. Junto a la Casa de Cultura se ubica el Palacio de los Fortones de estilo renacentista que conserva un alero en uno de los cafés más atractivos de la ciudad. Y a escasa distancia encontraremos la portada renacentista del Palacio de los Luzán. Terminaremos el recorrido en la Pza. de San Juan, donde se encuentra el Templo que le ha dado el nombre, en esta plaza está el Hogar del Jubilado, y desde ella puede contemplarse una amplia panorámica del Castillo de la ciudad.
SERVICIOS
Monzón dispone de una numerosa lista de restaurantes, algunos de ellos donde todavía es posible comer sus tradicionales judías cocinadas a la antigua usanza, así como el ternasco al horno y la exquisita ternera. En una ciudad con un enorme atractivo paisajístico, ya que cuenta con unos alrededores cuya orografía sorprende por su curiosidad y belleza. Los montes donde se asienta el Castillo continúan serpenteando hacia una zona denominada "las loberas", próxima ya al cerro donde está la Ermita, que impresionan por sus fantásticas formas y por una vegetación de plantas aromáticas que vale la pena reseñar. En uno de los pequeños circos que forman estos montes se encuentra la Fuente del Saso, famosa desde siglos entre los habitantes de Monzón, en cuyas inmediaciones hay trazado un hermoso circuito de Mountain-bike. Próximo también se halla la zona deportiva con las pistas de atletismo, las piscinas, y el campo municipal de deportes.
A orillas del Cinca, Monzón posee una de las zonas de soto de mayor interés ecológico. Junto al puente del río, en la N-240, en dirección a Huesca, encontrarán el Parque de los Sotos, en el que se puede disfrutar no sólo de apacibles sombras, sino que además es posible recrearse en unos parajes en los que encontraremos una de las principales reservas de álamos del país; dando un paseo bien a caballo o a pie, podremos contemplar diversas especies de aves. Y para comer, este parque dispone de barbacoas y restaurante, además de un espacio de recreo infantil, contando además que en el picadero existen varios ponies pensando en los más pequeños.
Otros parajes dignos de mencionar son el Pinar de Salas, que junto con el recorrido de la Fuente del Saso y el cauce del río Sosa son perfectas excursiones para el ejercicio de la bicicleta de montaña.
Esta ciudad se encuentra hoy con una actividad cultural rebosante. La moderna casa de la Cultura se ha quedado corta para cubrir la gran demanda ciudadana. Sus escuelas taller (talla, cerámica, tapices, dibujo y pintura,...) así como las relacionadas con la música y folclore (canto y jota, danza) están cada año mas vivas y con numerosas listas de espera. Respecto a la música, el Conservatorio de Música Miguel Fleta nos ha otorgado el rango de una pequeña ciudad cosmopolita al tener la oportunidad de asistir quincenalmente a prestigiosos conciertos organizados en el Ciclo de Conciertos Ciudad de Monzón. Y por si fuera poco la Banda Municipal La Lira que se encuentra ya consolidada con un importante historial de actuaciones. 
El visitante que acuda a Monzón podrá compaginar la historia y la cultura; de su historia son testigo los dos Monumentos de interés Histórico-Artístico: el Castillo Templario y la Catedral Románica de Santa María, lugar de reunión de las Cortes del Reino y Antigua Corona de Aragón. Respecto al segundo aspecto, diversas asociaciones y entidades han convertido a Monzón en un ente vivo que siempre tiene algo que decir: El Centro de Estudios de Monzón y Cinca Medio (CEHIMO), regenta el Museo Arqueológico ubicado en los bajos de la Casa de la Cultura y tiene su sede en la casa natal y museo “Joa quin Costa. Monzonia, el grupo filatélico Joaquín Costa,... Un Instituto de Bachillerato, cinco centros escolares donde se imparte EGB, "un Centro de Profesores, otro de Formación Profesional, dos Centros de Educación Especial, el “Reina Sofía” y “La Alegría”, y por último otro del INEM. y por supuesto señalar los medios de comunicación propios: el periódico local "Ecos del Cinca", y dos emisoras de radio, Monzón-Ser y Radio Cinca 100. Otro Museo de reciente creación es el dedicado a la historia del Canal de Aragón y Cataluña, sito en la calle Barón de Eroles en las oficinas centrales de dicho organismo. Y el Museo Etnológico, en proceso de realización, prevista su ubicación en la calle Blas Sorribas.

 
 
 
 
 
 
 
Respecto al deporte, sólo hay que consultar las estadísticas y la historia, para comprobar que estamos en un punto donde se puede hablar de tradición, no sólo a nivel de autonomía sino a nivel nacional, lo demuestran los resultados: Una larga lista de campeones.
Y de tradición tenemos que hablar también al referirnos a su hermanamiento con la ciudad francesa de Muret (1965), en memoria de hechos históricos de relevante recuerdo; su apodo de ciudad abierta no es porque sí, sino porque ha acogido cariñosamente a las gentes de otros pueblos y naciones. Hoy su Escuela de Idiomas es un buen argumento para demostrar el interés de los lugareños por la comunicación con nuestros homólogos europeos.
Por último añadir otros servicios que colocan a Monzón, en una ciudad privilegiada. La Estación de Ferrocarril; líneas Barcelona-Zaragoza-Madrid-Bilbao. Su Juzgado de Primera Instancia en Instrucción, la Oficina de Recaudación de la Seguridad Social, o la Delegación de Hacienda.
Varios Hostales, Casas de Huéspedes, Fondas, pensiones y un hotel componen el abanico de posibilidades para el turista que se atreva a visitarnos.
FIESTAS TRADICIONALES
BAUTIZO DEL ALCALDE
Monzón conserva una de las fiestas tradicionales más interesante dada su singularidad; se trata del Bautizo del Alcalde. Cada año para Santa Bárbara (Patrona de Monzón), se lanzan desde los balcones del Ayuntamiento castañas, caramelos, algunas chucherías y entre ellas algunas monedas. Abajo, en la plaza los niños y mayores del pueblo, que han sido convocados para tal evento, recogen con rapidez, de forma divertida lo que les cae, no del cielo en este caso, sino de los balcones de la Casa Consistorial. Mucho se ha hablado del origen de esta tradición, lo cierto es que nada ha podido averiguarse que otorgue una certeza absoluta al respecto, pero las personas más mayores del lugar cuentan que del Bautizo del Alcalde hablaban ya sus abuelos con lo cual la tradición se asegura con una antigüedad de doscientos años. Y como para todo hay leyenda, pues no puede faltar la imaginación humana, se cuenta que una vez hubo un morisco noble que para ser Alcalde tuvo que... demostrar su devoción a la fe cristiana, con lo cual, aceptó 
bautizarse públicamente. En cualquier caso, después del asentamiento de las tropas franco catalanas, en la guerra de secesión catalana, y tras la liberación de Monzón y su castillo por las tropas castellanas del Duque de Silva, Monzón pasará unos años de desconcierto tras haber huido su población a los pueblos vecinos, quedando por tanto sin gobierno municipal, es posible que el nombramiento en su momento de un nuevo cabildo, y como no de un alcalde, tenga mucho que ver con esta curiosa tradición que unos y otros admiran.
FIESTAS DE SANTA BÁRBARA
Se celebran cada año el cuatro de diciembre, en su marco tiene lugar "el Bautizo del Alcalde". Pero sin duda lo más específico de estas fiestas son los fuegos de artificio que en ella se queman y por supuesto el toro de fuego. De estas fiestas si que se sabe el origen ya que el día de la liberación de Monzón por las tropas del Duque de Silva era el cuatro de Diciembre, como la importancia del hecho tuvo relieve y trascendencia nacional, la ciudad optase por reconocer a Santa Bárbara como patrona de Monzón.
FERIA DE LA ASCENSIÓN
Hay un refrán que dice: "Para la Ascensión, cerezas en Monzón, verdes o maduras seguras son". La Feria de la Ascensión tuvo una gran relevancia entre los pueblos y comarcas vecinas, ya que era una feria puramente comercial, en ella se vendían los vencejos para atar los haces de mieses, que en Monzón se denominaron "soguetas", y por ser estas el principal producto de venta de la feria, vulgarmente pasaría a denominarse la "Feria de la sogueta".
FIESTAS MAYORES
Es el veintiuno de septiembre, San Mateo, patrón de la ciudad. En otras épocas se celebraba una famosa feria de ganado. Hoy, esta fiesta está considerada como una de las más variadas, interesante, atractiva y multitudinaria del Altoaragón. En su programa destacan: El Desfile de Carrozas, en el que participan las Peñas y las Asociaciones de la ciudad, en lúdica competición, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos que recorre la ciudad, las competiciones de juegos tradicionales que organizan las Peñas, numerosas actividades culturales y deportivas, destacando de éstas últimas la tradicional y famosa "Carrera del Pollo", por ser éste el trofeo otorgado en otros tiempos.
CARNAVAL
Un fenómeno de los últimos años, pero que ha enraizado rápidamente entre los ciudadanos, ha sido el carnaval. Se celebra desde el año noventa, y fueron los establecimientos públicos quienes organizaron una fiesta que ahora se les desborda, por el gran número de participación ciudadana. Lo más relevante y de mayor vistosidad es el "Desfile de Comparsas", que recorre las principales calles de la localidad, y al que acuden prácticamente todos los colectivos de la localidad.
Sin embargo, quien piense que el carnaval es una fiesta del momento está equivocado, ya en mil ochocientos ochenta y ocho, con la Regencia de Isabel II, en Monzón se firman prescripciones municipales acerca de cómo tenia que celebrarse el carnaval; este se prolongaría hasta la Guerra Civil, en la que fue totalmente abolido.
GASTRONOMIA
Su gastronomía es de regadío, en las que las verduras y las legumbres han tenido un protagonismo marcado. Habría que hablar en primer lugar de las legumbres, y concretamente de las judías, precedentes de la huerta de Paúles de las que una variedad, la "judía caparrona" alcanzó destacada relevancia.
De esa misma huerta y de otras del término municipal proceden excelente acelgas, espárragos de cabeza verde, hermosas cebollas, habas tiernas y cardos de extremada finura.
El arroz ha tenido una larga tradición de cultivo, de ahí que aparezca en recetas con elementos diferenciales respecto a las tradicionales de nuestra región.
El pan tienen en Monzón un protagonismo especial que alcanza su máxima relevancia en las sopas, como la "hervida de ajo y huevos", o la simple "sopa escaldada de pan", acompañada de un "crostón", un chusco de pan tostado y untado con ajo.
Algo que no puede olvidarse en la tradición culinaria es el bacalao, compañía principal del cardo en los condominios navideños, el cordero, asado o en guiso con espárragos, o las múltiples versiones del conejo, entre las que se destaca la de arroz o la que incorpora la salsa de almendras. Tampoco debe olvidarse el cerdo y sus derivados de perfumadas longanizas, tortetas y morcillas de arroz dulces y saladas.
En los postres, la fruta y la harina tienen los papeles estelares. Cerezas tan famosas en toda la región que llevaban refrán propio, casi han desaparecido. Respecto a la repostería son famosos los empanadones de calabaza, madalenas y otros productos del horno.
SELGUA. Localidad integrada en el municipio de Monzón, situada a unos 9 km. del mismo.
Iglesia parroquial muy interesante con detalles artísticos destacables. Arquitectura popular importante como son las casas "Forniés", "Alber", "Vizcarra" y otras.
En las afueras se encuentran: la ermita de San Salvador, con un magnífico sarcófago del siglo XIII, y una fuente de origen romano denominada "pozo Gil".
CONCHEL. Población situada a unos 6 kms. del Municipio de Monzón, en el que se encuentra integrada.
Destacan su iglesia de origen románico, así como su Torre vigía o Castillo del Siglo XIII, conocido por la población como de los "moros".
Interesante la magnífica panorámica que se divisa de los Sotos del Río Cinca.
info@turismedia.com