Historia
Servicios
 
Plano
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
TORRENTE DE CINCA
El municipio de Torrente de Cinca forma parte de la comarca del Bajo Cinca y pertenece a la provincia de Huesca. Esta localidad tiene como vecinas a Fraga (al Norte), Mequinenza, en la provincia de Zaragoza (al sur) y Massalcoreig, perteneciente a la provincia de Lérida (al este). Se encuentra a 109 metros de altitud y a orillas del río Cinca, cl cual marca la frontera geográfica entre Aragón y Cataluña.
La población de Torrente asciende a 1107 habitantes a 1 de enero de 1999 y la extensión del término municipal es de 57,7 Kilómetros cuadrados.
La principal fuente económica de esta localidad es la agricultura de regadío, basada en los árboles frutales fundamentalmente melocotoneros, nectarinas y perales, y en menor importancia cerezos, ciruelos y manzanos; aunque también existen importantes explotaciones de cereal de secano en la planicie del municipio sobre el valle del río y explotaciones ganaderas de cerdos, gallinas y pollos.
Las vías de comunicación del municipio son notorias La N-211 une Torrente con Mequinenza y Fraga donde empalma con la N-II Madrid-Barcelona. Torrente tiene acceso directo con la autopista A-2 Zaragoza-Barcelona a través de la Salida 4.
El municipio de Torrente dispone de servicios públicos como Biblioteca pública, piscinas, pistas polideportivas, local social, hogar del pensionista, báscula municipal, zonas de descanso para mayores y juegos para los pequeños en los antiguos lavaderos y en zona deportiva.  
Entre las recientes obras se encuentra el nuevo edificio del Ayuntamiento, que incluye varias dependencias y sala de exposiciones y charlas, y un edificio anexo donde desarrollan sus actividades diferentes asociaciones que hay en la población. Amas de casa, cazadores, coro parroquial, padres de alumnos, etc. y entre las más recientes obras cabe destacar la restauración de la Ermita de San Salvador y Casa Ferrabrás y construcción de un campo de tiro.
Entre los monumentos más importantes de esta localidad destaca la ermita-monasterio de San Salvador, de estilo renacentista que data de 1550, que ha sido ampliado en numerosas ocasiones y restaurado recientemente por el Ayuntamiento de Torrente de Cinca y la escuela-taller de la localidad, el edificio se encuentra a 373 metros de altitud, a dos kilómetros del casco urbano y con una excepcional vista panorámica. Las crónicas de la época cuentan como en una de las capillas de la iglesia se guardaba la tinaja de aceite milagroso con el que se producían numerosas curaciones; una de las más famosas fue la del rey Felipe II. El monasterio declinó a partir de la guerra de Independencia, a principios del siglo XIX, con la Desamortización de Mendizábal fue adquirido en pública subasta por la casa Monfort y convertido en panteón familiar hasta 1936, en que fue incendiado y saqueado durante el transcurso de la guerra Civil.
El otro monumento importante es la Iglesia de Santa María Magdalena, situada en el centro del casco urbano de estilo Barroco aragonés, construida a mediados del siglo XVIII, a partir de un templo anterior que fue incendiado en el transcurso de la Guerra de Sucesión; se trata de una iglesia bastante amplia, de planta basical y tres naves. También paso la guerra Civil por ella al ser despojada de importantes esculturas de bulto redondo en su fachada.
De época árabe se encuentra en el término municipal un puente a modo de acueducto en la zona llamada vall del Cos, sobre el que pasa la acequia de abajo y un castillo que domina la localidad construido a modo de puesto de defensa y torre de vigía para poder vigilar las fértiles huertas de las márgenes del río.
info@turismedia.com