ALBONS
BEGUR
BELLCAIRE D'EMPORDÀ
LA BISBAL D'EMPORDÀ
CALONGE
CASTELL-PLATJA D'ARO
COLOMERS
CORÇÀ
CRUÏLLES
MONELLS I SANT SADURNÍ DE L'HEURA
FOIXÀ
FONTANILLES
FORALLAC
GARRIGOLES
GUALTA
JAFRE
MONT-RAS
PALAFRUGELL
PALAMÓS
PALAU-SATOR
PALS
PARLAVÀ
LA PERA
REGENCÓS
RUPIÀ
SANT FELIU DE GUÍXOLS
SANTA CRISTINA D'ARO
SERRA DE DARÓ
LA TALLADA D'EMPORDÀ
TORRENT
TORROELLA DE MONTGRÍ
ULLÀ
ULLASTRET
ULTRAMORT
VALL-LLOBREGA
VERGES
VILOPRIU
 
TORROELLA DE MONTGRÍ
El municipio, con más de 8.000 habitantes, comprende dos núcleos de población principales: Torroella de Montgrí en el interior y L’Estartit en el litoral.
La localidad de Torroella posee un núcleo altomedieval integrado por una densa red de callejuelas estrechas y desordenadas alrededor de la iglesia de Sant Genís y el Palacio Real del Mirador. De las murallas que antaño rodeaban el pueblo se conservan aún la Torre de les Bruixes y el portal de Santa Caterina, así como una parte de la propia muralla. El otro núcleo surgió alrededor de la plaza mayor porticada, que es el punto central a partir del cual se articula el resto de calles. Entre las antiguas casas solariegas que se conservan en el pueblo cabe destacar el Palacio Solterra y la Casa Pastor, actual sede del Museo del Montgrí y del Baix Ter.
En Torroella existe una importante tradición musical vinculada sobre todo a la sardana. Cada verano, en la localidad se
celebra el famoso Festival Internacional de Música de Torroella de Montgrí, que año tras año convoca a figuras de primer orden.
En lo más alto del macizo del Montgrí se alza la emblemática silueta del castillo del Montgrí, que permanece inacabado desde el año 1301. La vista del Empordà que se divisa desde la cima es realmente impresionante. Aparte de su belleza natural, el macizo esconde un rico patrimonio histórico y cultural, como la solitaria ermita de Santa Caterina.
El Montgrí se prolonga hasta el mar, y en sus últimas estribaciones acoge a sus pies la población de L’Estartit. Entre Torroella y L’Estartit se agrupan numerosas masías fortificadas con bellas torres de vigilancia.
L’Estartit, con la montaña detrás y el mar delante, fue una barriada de pescadores hasta el siglo XIX, cuando comenzó a desarrollar una amplia oferta turística de alojamientos, hoteles y bares, así como una atractiva zona comercial peatonal. Justo delante de la población se alzan las islas Medes, paraje protegido de una belleza extraordinaria y auténtico paraíso para los amantes de las actividades acuáticas y el submarinismo. L’Estartit, actualmente Estación Náutica integrada dentro de la red de estaciones náuticas del Estado, dispone también de un puerto y un club náutico de mucha actividad.
info@turismedia.com