ALBONS
BEGUR
BELLCAIRE D'EMPORDÀ
LA BISBAL D'EMPORDÀ
CALONGE
CASTELL-PLATJA D'ARO
COLOMERS
CORÇÀ
CRUÏLLES
MONELLS I SANT SADURNÍ DE L'HEURA
FOIXÀ
FONTANILLES
FORALLAC
GARRIGOLES
GUALTA
JAFRE
MONT-RAS
PALAFRUGELL
PALAMÓS
PALAU-SATOR
PALS
PARLAVÀ
LA PERA
REGENCÓS
RUPIÀ
SANT FELIU DE GUÍXOLS
SANTA CRISTINA D'ARO
SERRA DE DARÓ
LA TALLADA D'EMPORDÀ
TORRENT
TORROELLA DE MONTGRÍ
ULLÀ
ULLASTRET
ULTRAMORT
VALL-LLOBREGA
VERGES
VILOPRIU
 
PALS

La situación del pueblo de Pals, en lo alto de una colina, se debe a los abundantes humedales y zonas pantanosas que antiguamente rodeaban la población. En la actualidad, el municipio tiene unos 2.300 habitantes, repartidos principalmente entre la localidad de Pals, los Masos de Pals y la Platja de Pals.
La población es un recinto amurallado restaurado y muy bien conservado que data de la época medieval. Del antiguo castillo sólo se conserva la Torre de les Hores, bello ejemplo de torre románica de fortaleza. En todo el núcleo también es posible admirar diversos edificios góticos, como la actual Casa Museo de Arqueología Subacuática Ca la Pruna —alojada en una casona fortificada de los siglos XV-XVI con dos torres— y la iglesia de Sant Pere.
Diseminadas por todo el municipio hay un gran número de masías fortificadas y de torres de vigilancia de los siglos XVI-XVIII, así como el viejo edificio del Molino de Pals.
En nuestra comarca, Pals es la villa del arroz por excelencia. El cultivo de este cereal, a pesar de haber sido abandonado y retomado en diversas ocasiones a lo largo de la historia, actualmente se mantiene con fuerza.
En la zona de Masos de Pals, partiendo del antiguo núcleo encabezado por la iglesia de Sant Fructuós, se han desarrollado diversas urbanizaciones aprovechando las suaves colinas cubiertas de pinos que se adentran hacia la playa.
Una de las imágenes típicas de nuestra costa es la gran playa de Pals, de 3,5 kilómetros de extensión y muy abierta, con las islas Medes al fondo. Su especial orografía la convierte en una zona ideal para la práctica de determinados deportes náuticos, como el windsurf.
En Pals se celebran numerosos mercados, fiestas, ferias y conciertos, así como, por Navidad, un belén viviente que adquiere un encanto especial gracias al bello entorno que ofrece el núcleo antiguo.

info@turismedia.com