ALBONS
BEGUR
BELLCAIRE D'EMPORDÀ
LA BISBAL D'EMPORDÀ
CALONGE
CASTELL-PLATJA D'ARO
COLOMERS
CORÇÀ
CRUÏLLES
MONELLS I SANT SADURNÍ DE L'HEURA
FOIXÀ
FONTANILLES
FORALLAC
GARRIGOLES
GUALTA
JAFRE
MONT-RAS
PALAFRUGELL
PALAMÓS
PALAU-SATOR
PALS
PARLAVÀ
LA PERA
REGENCÓS
RUPIÀ
SANT FELIU DE GUÍXOLS
SANTA CRISTINA D'ARO
SERRA DE DARÓ
LA TALLADA D'EMPORDÀ
TORRENT
TORROELLA DE MONTGRÍ
ULLÀ
ULLASTRET
ULTRAMORT
VALL-LLOBREGA
VERGES
VILOPRIU
 
FORALLAC
Forallac, con una extensión de 49,97 km2 y 1.598 habitantes, se halla entre el río Daró y Les Gavarres, y está integrado por los núcleos de Fonteta, Peratallada, Vulpellac, Canapost, Fitor, Santa Susanna de Peralta y Sant Climent de Peralta.
En el pueblo de Fonteta, situado en los últimos contrafuertes del macizo, destacan las bellas casas de los siglos XVI-XVIII que rodean la iglesia. Desde aquí se pueden iniciar fácilmente los itinerarios que llevan a los bosques y las montañas del espacio protegido de Les Gavarres y conocer las interesantes muestras arquitectónicas y etnológicas que antiguamente convirtieron el lugar en una zona de notable vitalidad —la iglesia románica de Santa Coloma de Fitor, las grandes casas de labor que antaño explotaban el territorio, pozos de hielo, fuentes, etc.— o bien seguir los senderos que llevan hasta sepulcros megalíticos que durante siglos se han conservado en estos parajes.
Bajando a la llanura, encontramos los pequeños núcleos de Sant Climent de Peralta y Santa Susanna de Peralta, donde parece que el tiempo se haya detenido. No se pierda sus fiestas anuales de la Siega y la Trilla, y de la Carbonera, oficios hoy desaparecidos.
En Vulpellac sobresale el magnífico castillo de los siglos XIII-XVI. La iglesia, adosada al mismo, era antiguamente su capilla. Cerca se halla el pueblo de Canapost, con un bello templo románico dedicado a San Esteban. En un paraje escondido del término se pueden visitar los sorprendentes Clots de Sant Julià, unas curiosas pedreras que se explotaban antiguamente. Peratallada es otra de las joyas del municipio. Este pueblo amurallado ha conservado su estructura medieval original. En su interior, el castillo, con su torre del homenaje, y la iglesia románica de Sant Esteve presiden las calles y las plazas que componen la población. El núcleo antiguo está lleno de restaurantes, cuyos propietarios han aprovechado la belleza arquitectónica de las casas señoriales para instalar en ellas sus negocios. En Peratallada se celebran interesantes mercados artesanos, en los que podrá probar y comprar los productos locales. Asimismo, en el bello escenario del castillo podrá disfrutar de conciertos de música en un marco inolvidable.
info@turismedia.com