L’Albiol
L’Aleixar
Alforja
Almoster
Arbolí
L’Argentera
Les Borges del Camp
Botarell
Cambrils de Mar
Capafons
Castellvell del Camp
Colldejou
Duesaigües
La Febró
Maspujols
Montbrió del Camp
Mont-roig del Camp
Prades
Pratdip
Reus
Riudecanyes
Riudecols
Riudoms
La Selva del Camp
Vilanova d’Escornalbou
Vilaplana
Vinyols i els Arcs
REUS
Oficina de turismo
Tel.: 902 360 200
infoturisme@reus.net
www.reus.net/turisme
Ayuntamiento
Tel.: 901 112 113
info.ajuntament@reus.net

Capital de la comarca del Baix Camp, Reus es un ejemplo de ciudad media catalana con una clara influencia mediterránea. Situada a 100 km de Barcelona, y a 8 km del litoral de la Costa Dorada, en la actualidad es un importante centro de atracción comercial y cultural del sur de Cataluña.
Los orígenes del deporte en Reus se remontan a 1876, cuando abrió las puertas el primer gimnasio de la ciudad. Desde entonces, han sido diversas las disciplinas que han encontrado espacio en las instalaciones deportivas reusenses, entre las cuales destacan las del Reus Deportiu y el Club Natación Reus Ploms. Al lado de la actividad de los clubes deportivos, desde el Ayuntamiento, a través de la empresa municipal Reus Esport i Lleure, se impulsan diferentes proyectos que tienen como objetivo acercar el deporte a todo el mundo: tanto desde el punto de vista de competición como entendiendo la práctica deportiva como práctica de salud y de relación.
La amplia y variada oferta hotelera y gastronómica, os hará disfrutar de nuestra ciudad y en la gran diversidad de comercios podréis encontrar un comercio de calidad y comprobar porque Reus es también centro de atracción comercial. Fue en el siglo XVIII cuando la ciudad experimentó un importante crecimiento demográfico y se convirtió en la segunda ciudad en importancia de Cataluña, gracias al comercio de aguardiente, del cual la ciudad era punto de referencia internacional, como recopilación la célebre frase «Reus, París y Londres». Poco después, a caballo entre los siglos XIX y XX, se erigieron en la ciudad los grandes edificios modernistas que todavía se pueden admirar y que configuran Reus como verdadero escenario modernista.
En Reus hay que destacar las obras del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, que por su calidad artística, figuran entre las mejores del patrimonio modernista catalán: el Instituto Pere Mata, la casa Navàs (declarada patrimonio histórico), la casa Rull (declarada patrimonio histórico) y la casa Gasull. Todos estos edificios pueden ser visitados realizando las visitas guiadas en la «Ruta del Modernismo» que se realizan desde la Oficina de Turismo.
Por la importancia y singularidad de su patrimonio modernista, la ciudad de Reus está integrada en el Réseau Art Nouveau Network, una red de ciudades europeas con patrimonio de este estilo, que quiere poner al alcance de todos los ciudadanos y visitantes la riqueza del patrimonio modernista común. El estilo arquitectónico de Domènech i Montaner influenció en otros edificios modernistas que se realizaron en la ciudad.
El universal arquitecto Antoni Gaudí i Cornet nació en Reus el 25 de junio de 1852. Estuvo en esta ciudad donde el futuro arquitecto viviría su niñez y adolescencia, haría amigos y realizaría sus primeros estudios antes de ir a Barcelona. De su ciudad eran también algunos de sus más estrechos colaboradores, como los arquitectos Joan Rubió i Bellver, Domènec Sugranyes y Francesc Berenguer, y algunos de sus futuros clientes.
Lugares de interés
La casa Gasull es un edificio en el cual se fusionan elementos modernistas y noucentistas. El tratamiento es el de palacete neoclásico con respecto a los temas de inspiración mitológica de los medallones esgrafiados y en la manera de utilizar el mosaico.
El ángulo que forman las dos fachadas es una de las visuales más importantes de la casa Rull. En el primer piso, destaca el elegante balcón con balaustres de diseño floral que continúa hacia la fachada lateral.
Casa Grau. Ejemplo representativo del Modernismo floral. Todas las aberturas están englobadas dentro de arcos circulares con decoración vegetal. En la parte superior, la abertura se encuentra enmarcada en una moldura que configura los brazos de una cruz griega.
Casa Tarrats. Fachada de características neogóticas. Los elementos decorativos más importantes son los vierteaguas, que acaban en la línea de imposta con un capitel de iconografía variada; las ménsulas del balcón del primer piso, y las de la barbacana.
Casa Sagarra. Ejemplo de la imaginación desbordada del Modernismo: animales fantásticos y exóticos y gran diversidad de temas florales y vegetales.
Casa Munné. El elemento característico es el mirador esquinero de planta poligonal y estructura de hierro y cristal, que arranca desde una columna con capitel floral, así como el interesante trabajo decorativo del coronamiento, que combina motivos geométricos y vegetales.
Casa Iglésias. La ancha fachada, de 24 metros, está decorada con motivos florales y vegetales muy diversos, que se concentran alrededor de las aberturas. Las puertas de madera son originales de la época.
La Casa Navàs es seguramente el edificio modernista más emblemático de nuestra ruta. Conocida popularmente como «la guapa del Mercadal», fue construida entre 1901 y 1907 para el matrimonio Navàs, siguiendo los planos del arquitecto Lluís Domènech i Montaner. En aquellos momentos el arquitecto se encontraba en su momento de plenitud creativa y utilizó de forma abundante la decoración.
Casa Piñol. Es una buena muestra del Modernismo floral reusense, de balcones abombados de hierro trabajado y decorado en piedra.
Casa Laguna. Destaca por la diversidad de materiales y técnicas utilizadas para la construcción de una fachada reducida. La ornamentación mezcla motivos florales y geométricos con cerámica de Manises, dando como resultado una exuberante combinación de colores.
Casa Serra. Modernismo tardío, del discípulo de Gaudí. Tratamiento muy lineal de todos los elementos, más cercano al Modernismo anglogermánico que no a las líneas sinuosas del Modernismo catalán, que está más influenciado por la tradición francobelga.
Casa Marco. Muestra de la confluencia del Modernismo y el Novecentismo. El elemento modernista es el mirador esquinero que cambia de estructura en cada planta, combinando las formas poligonales con las circulares.
Casa Bartolí. Fachada de relieves muy acentuados. La planta baja sigue las líneas del Modernismo floral y el cuerpo superior es de diseño geométrico. El coronamiento recuerda una fortificación y da mucha entidad al conjunto.
Casa Querol. Destaca la combinación de estilos, tanto por sus soluciones arquitectónicas como por los elementos ornamentales. El balcón del primer piso es de inspiración medievalista, mientras que el segundo, más clásico, sigue tendencias góticas.
Casa Tomàs Jordi. La planta baja y el entresuelo forman una unidad diferenciada de los tres pisos superiores. Es destacable la barandilla del entresuelo, por sus formas onduladas y asimétricas.
Casa Punyed. En esta casa destaca el cariz neogótico, presente tanto en los elementos arquitectónicos como en los ornamentales, reales en los claustros del balcón en el primer piso y en todos los arcos. Un rasgo que caracteriza esta casa es la presencia de una serie de rostros y caras grotescas en el primer piso.
Casa Sardà. Edificio que combina los elementos de inspiración gótica e islámica. Destacan las ventanas del piso superior, que son de arco trebolado y recuerdan formas arábigas.
Escuelas Prat de la Riba. Edificio escolar que en la actualidad continúa manteniendo la actividad original. De profusa y artística decoración, con piedra de la zona y ladrillo de Reus, la cubierta está realizada con tejas árabes, y las que son cristalizadas se utilitzan para la ornamentación.
Estación Enológica. Construcción a tres bandas que ocupa una isla y deja abierta la fachada
principal con patio de trabajo en medio.
Antiguo matadero de la ciudad. La planta baja, en forma de nave semicircular, se estructura en paredes perimetrales de carga y pilares de fundido encadenado metálicos, siguiendo los principios funcionalistas de la época.
Casa Homdedéu. Fachada con formas y elementos góticos: los más evidentes están en el primer piso, en la tribuna central, la barandilla de piedra y las ventanas geminadas.
Chalet Serra. Chalet de la familia Serra con pinturas de Tomàs Bergadà en el techo del comedor, ornamentación recuperada en la actualidad.
Institut Pere Mata - Pavelló dels Distingits. Hospital psiquiátrico que actualmente aún mantiene su función original. El carácter técnico del proyecto se adapta a una distribución urbana de los edificios en espacios independientes. Hay una interesante mezcla de materiales: piedra, ladrillo, cerámica y mosaico.
El teatro Bartrina ha sido reabierto después de remodelarlo en mayo de 1997.
El teatro Fortuny nace en 1882 impulsado por el núcleo dirigente de la burguesía reusense y motivado por la necesidad de dotar a Reus de un teatro equiparable a las primeras ciudades catalanas.
La iglesia prioral de San Pedro es el edificio más notable del Reus antiguo.
El campanario, como la iglesia, es una obra gótica. Es de planta hexagonal, de 12 m de anchura y 60 m de altura, y dispone de siete plantas cubiertas con vuelta de crucería.
El santuario de Misericordia se construyó durante el siglo XVII en el lugar donde la tradición dice que en 1592 se le apareció la Mare de Déu a la pastorcilla Isabel Besora, liberando la ciudad de Reus de la epidemia de peste que la amenazaba.
Fiestas
29 de junio. Fiesta Mayor de San Pedro.
25 de septiembre. Fiestas de Misericordia.
info@turismedia.com