Agullana
Albanyà
L'Armentera
Avinyonet de Puigventós
Bàscara
Biure
Boadella d’Empordà
Borrassà
Cabanelles
Cabanes
Cadaqués
Capmany
Cantallops
Castelló d’Empúries
Cistella
Colera
Darnius
El Far d’Empordà
L'Escala
Espolla
Figueres
Fortià
Garrigàs
Garriguella
La Jonquera
Lladó
Llançà
Llers
Maçanet de Cabrenys
Masarac
Mollet de Peralada
Navata
Ordis
Palau de Santa Eulàlia
Palau-saverdera
Pau
Pedret i Marza
Peralada
Pont de Molins
Pontós
El Port de la Selva
Portbou
Rabós
Riumors
Roses
Sant Climent Sescebes
Sant Llorenç de la Muga
Sant Miquel de Fluvià
Sant Mori
Sant Pere Pescador
Santa Llogaia d’Àlguema
Saus-Camallera
La Selva de Mar
Siurana
Terrades
Torroella de Fluvià
La Vajol
Ventalló
Vilabertran
Viladamat
Vilafant
Vilamacolum
Vilamalla
Vilamaniscle
Vilanant
Vilaür
Vila-sacra
 
 
 
 
L'ESCALA

Situado en un lugar privilegiado de la Costa Brava, la Escala estalla en toda su esencia. Sus primeros pobladores llegaron por mar y fundaron la antigua ciudad de Empúries, que acoje actualmente el Museo de Arqueología de Catalunya.

Nace en el siglo XVI como barrio pescador de Sant Martí d'Empúries, alrededor
de un pequeño puerto entre las playas de Empúries y la de Riells, y pasó a ser cabeza de municipio el siglo XVIII.

El nombre de la villa proviene del topónimo Scala, que designa un puerto natural para el refugio de barcas; una denominación a la que hace honor y que invita a todo el mundo a descubrir que la población es acogedora y está más viva que nunca.

La Escala es una población que ha crecido equilibradamente en un marco privilegiado, donde la historia y el desarrollo han sabido convivir y trazar las líneas de proyección hacia el nuevo milenio.

La cocina mediterránea es la protagonista de los fogones de la Escala. Los platos de pescado elaborados con las variedades propias de la zona ampurdanesa, están presentes a las cartas de todos los restaurantes. Las estrellas de la mesa escalenca, pero, son sin lugar a dudas las anchoas, que se han convertido en plato de referencia. La salazón de anchoas es una de las industrias más antiguas de la villa. El resultado es exquisito y tiene denominación de origen: Anchoas de la

Escala. Hablar de la anchoa es hablar de cultura, de un arte, de un pueblo y de su gente y de un universo muy particular, el de quienes oyen y expresan su devoción por el mar y sus tradiciones.

Entre otras actividades, La Escala ofrece gozar de su calas y playas, participar en sus fiestas y tradiciones, escuchar los conciertos de verano, contemplar su paisaje y sus magníficas vistas, pasear por su entorno, visitar las ruinas de Empúries, practicar todo tipo de deportes relacionados con el mar y la naturaleza, todo eso, está claro, disponiendo de una amplia y variada oferta de alojamiento.

Lugares de interés

Casco antiguo. La singularidad y la historia de algunas de las edificaciones del núcleo merecen un paseo con detenimiento. La Casa de la Villa; la casa que nació la escritora Víctor Català –pseudónimo de Caterina Albert–; la casa solariega fortificada de Can Maranges (1831) son sólo algunos de sus exponentes. Como testigos de uno de los momentos clave del siglo, en la calle de la Torre se conservan aún algunos de los brazos de hierro colado que el año 1895 iluminaron por primera vez el municipio.

Sant Martí. Se encuentra a la cima de un promontorio rocoso, tocando el mar, al noreste de las ruinas de la ciudad greco-romana de Empúries. En el siglo V antes de Cristo los griegos cambiaron Emporion de posición, de Sant Martí Empúries a la actual localización de las excavaciones. Emporion se convirtió rápidamente en uno de los puertos comerciales más importantes del Mediterráneo.

Ruinas de Empúries. Los griegos se establecieron aquí a principios del siglo VI antes de Jesucristo, y más tarde los romanos iniciaron la romanización de la península (siglo II a.C.) también desde este lugar, no sólo por las razones estratégicas que los brindaba el Golf, sino también por la indudable belleza de este enclave. Mientras que los griegos adaptaron sus construcciones al terreno los romanos diseñaron un plano urbanístico parecido a un tablero de ajedrez e hicieron que el terreno se acomodase a sus necesidades. A fin de entretener a los residentes se construyó un Anfiteatro y un gimnasio así como comercios y tabernas agrupadas alrededor del foro.

El Puerto. Acercarse al mar y sentirlo cerca siempre es un placer, como lo es también pasear por el puerto. La mayoría de los edificios están vinculados a actividades derivadas de la pesca, como la fabricación de hielo –Casa de la Punxa (1919) –, los almacenes de sal o alfolins –l'Alfolí de la Sal (1697) –, o las tabernas de pescadores. Cerca de la playa también están las casas blancas de los pescadores, de arquitectura popular, con un pequeño patio y un almacén para los utensilios de pesca.

Montgó. Torre de defensa edificada el año 1598 contra la piratería para proteger los pescadores de la Escala y Estartit, mandada construir por el rey Felip I de Aragón e II de Castilla. En el camino de la torre, en el corral de Leona, había una villa romana (siglos II-III).

La playa de Montgó, a socaire de la tramontana, es de arena fina y blanca, procedente de la erosión calcárea del Montgrí. Los pescadores de la Escala solían acampar por las playas y calas de toda la costa durante el verano, incluida la de Montgó, para vender pescado en los mercados próximos.


Ferias y fiestas

Abril. Triumvirat Mediterrani.

Septiembre. Fiesta Mayor de la Escala. La Fiesta de la sal con encuentros de barcas de vela latina y canciones de mar.

Ayuntamiento de la Escala
Pintor Massanet, 34
Tel.: 972 774 848
Fax: 972 774 284
alcaldia@lescala-empuries.com
http://www.lescala-empuries.com

info@turismedia.com